Search
Register  Login 

Home  -  En Español  -  Ayuda Financiera  -  Familias  -  Cómo obtener seguro médico

Cómo obtener seguro médico

 

La cortesía de   wellsFargo_logo.gifHandsOnBanking_logo.gif     

http://www.handsonbanking.org/HOB_spanishModule.html

financialhelp_studentloans.jpg

Según un estudio realizado en 2003 por la Oficina del Censo de los Estados Unidos:

 

         Más del 84 por ciento de los estadounidenses tiene cobertura de seguro de salud.

         Un poco más del 60 por ciento está cubierto por un seguro de salud privado, basado en el empleo.
         El 9 por ciento compra un seguro privado por su cuenta.
         Aproximadamente un 26 por ciento está cubierto por un plan de seguro patrocinado por el gobierno, como Medicare, Medicaid o el seguro para militares.
        Más del 15 por ciento, es decir que 45 millones de personas no tienen cobertura de ninguna clase.
 
Si eres joven y tienes buena salud, quizá te sientas tentado a “ahorrar dinero” no comprando un seguro de salud. Una regla general para la administración financiera inteligente es no asegurar nunca algo que puedes pagar por tu cuenta. Pero con los altos costos de la atención médica en la actualidad, apostar a que vas a mantenerte sano es una estrategia que puede tener consecuencias financieras graves. Quizá puedas atender el gasto de problemas de salud menores, pero una enfermedad grave puede arruinarte financieramente a ti y a tu familia.
 
Terminología básica de seguros
  • Cuando compras un seguro, recibes una póliza de seguro, es decir, un documento que detalla exactamente cuáles elementos están cubiertos y cuáles no.
  • Los elementos cubiertos por tu seguro se llaman tus beneficios.
  • La cantidad que pagas por el seguro se llama la prima.
  • Cuando tienes costos médicos y envías las cuentas a tu compañía de seguro, esto se llama presentar un reclamo.
  • Normalmente, tu compañía de seguros solamente pagará una parte de tus costos médicos. La parte de un reclamo que tienes que pagar antes de que la compañía cubra el resto se llama el deducible; la cantidad que pagas por cada cuenta médica se llama el co-pago.

El valor del seguro es que te protege contra grandes gastos que no estás en condiciones de pagar. Como norma, cuanto mayor sea el deducible, más barata será la prima del seguro. Por eso, una buena estrategia es obtener una póliza con el máximo deducible que podrías pagar cómodamente si tuvieras que hacerlo. Esto minimizará el costo de tu póliza.

 

He aquí algunos consejos para asegurar que tengas un seguro de salud adecuado:

  • Si estás cubierto actualmente por la póliza de seguro de tus padres, averigua durante cuánto tiempo puedes continuar la cobertura bajo su póliza.
  • Si aún estás en la escuela y estás cubierto por un plan de seguro estudiantil, averigua qué cobertura hay disponible una vez que te gradúes.
  • Si no tienes seguro, investiga un poco. Consulta la Internet para obtener información sobre opciones de seguro de salud personal y cuánto cuestan. Tal vez te sorprenda ver que, por una cantidad mensual accesible, puedes obtener un seguro que te cubrirá en caso de tener grandes gastos médicos.
    Ten en cuenta que distintos factores pueden afectar significativamente el precio del seguro de salud, entre ellos el estado en el que vives. Algunos estados permiten a los aseguradores cobrar primas más altas a las personas que tienen problemas de salud. Otros estados requieren que los aseguradores cobren lo mismo a todas las personas, independientemente de su edad o estado de salud.
  • Si prevés que vas a tener cobertura en el trabajo dentro de los próximos 6 meses a un año, busca planes a corto plazo que estén disponibles.
  • Si estás trabajando actualmente, aprovecha el plan de seguro ofrecido por tu empleador, si lo ofrece. Normalmente pagarás parte del costo tú mismo y esa cantidad se suele deducir de tu cheque de salario.
  • Si estás cubierto por un seguro de salud en el trabajo:
    o Consulta el manual de beneficios para el empleado, provisto por tu compañía.
    o Es necesario que entiendas qué cubre la póliza. Tienes que saber cuáles son los deducibles y los límites. No esperes a averiguarlo cuando necesites presentar un reclamo.
    o Tienes que entender qué factores podrían afectar tu elegibilidad. Por ejemplo, ¿tienes que mantener cierto número de horas de trabajo para seguir siendo elegible? ¿Qué sucede si pasas de trabajar a tiempo completo a trabajar a tiempo parcial?
  • Si tu compañía hace algún cambio en tu plan de salud:
    o Averigua cómo se verá afectada tu cobertura de seguro de salud.
    o Verifica que tu médico sigue estando en la lista de proveedores aprobados.
    o Determina si alguna de las cantidades que tú tienes que pagar ha cambiado.
  • Si cambias de trabajo, pierdes tu trabajo o dejas un trabajo para volver a estudiar, determina qué puedes hacer para mantener la cobertura de seguro de salud. Si estás casado, averigua si puedes obtener cobertura de la póliza de empleado de tu cónyuge.
  • Si trabajas por tu cuenta y no eres elegible para obtener cobertura a través de un empleador, recuerda que puedes deducir el 100% de tus primas de seguro de salud en tus declaraciones de impuestos.
  • Antes de comprar un seguro de salud, averigua la “calificación de solvencia financiera” de la compañía de seguros. Esta calificación es una medida de su solidez financiera y de la capacidad que tienen para atender los reclamos de sus clientes. La calificación más alta es AAA, seguida de AA. Evita las compañías que no tengan una calificación de por lo menos “A”.

Acerca de las Cuentas de Ahorros de Salud (Health Savings Accounts, o HSA)
Una forma de ahorrar dinero en gastos médicos es abrir una cuenta de ahorros de salud (HSA). Para calificar, tienes que tener menos de 65 años y tener una póliza de seguro de salud calificada con un deducible de por lo menos $1,000 para individuos o $2,000 para familias, y cumplir con algunos otros requisitos. Con una cuenta HSA, puedes apartar dinero antes de pagar impuestos hasta la cantidad del deducible, dentro de un máximo anual. Después puedes retirar tus ahorros de salud sin pagar impuestos para pagar gastos médicos. Tu dinero no está asegurado por la FDIC, pero se coloca en inversiones donde tiene la posibilidad de crecer con el paso del tiempo. El dinero que no uses en un año puede continuar creciendo sin pagar impuestos hasta que tú te retires. Pide detalles a tu institución financiera.

 

¿Qué sucede si cambias de trabajo?
Si dejas tu trabajo, una ley federal llamada Consolidated Omnibus Budget Reconciliation Act (COBRA) requiere que los empleadores con 20 o más empleados te ofrezcan continuar la cobertura de seguro de salud por un período de hasta 18 meses. Tú eres responsable de pagar la totalidad de la prima, más hasta un 2% de cargos administrativos.


Si solamente has estado pagando una parte de los costos de tu seguro, el tener que pagar de pronto toda la prima puede tener consecuencias importantes para tu presupuesto. Pero recuerda: es mejor estar asegurado que no estarlo, especialmente si tú o cualquiera de tus dependientes tienen condiciones médicas que requieren tratamiento.


Si pasas de una compañía a otra, y ambas compañías ofrecen planes de seguro colectivo, no existe ninguna garantía de que tengas exactamente la misma cobertura – beneficios, primas, copagos o deducibles– en tu nuevo trabajo. Sin embargo, una ley federal llamada Health Insurance Portability and Accountability Act of 1996 (HIPAA) puede ayudarte a evitar perder beneficios que ya tienes. Ten en cuenta que HIPAA ofrece muy poca protección si cambias de un plan de salud colectivo a un plan individual, o si no tienes seguro.


Según las disposiciones de HIPAA:

  • Si cambias de trabajo o pierdes un trabajo, HIPAA garantiza la renovabilidad y la disponibilidad de la cobertura de salud a ciertos empleados y personas y limita las exclusiones para el seguro médico por motivo de condiciones médicas preexistentes. Los planes de salud colectivos no pueden negar su solicitud basándose únicamente en su estado de salud. No te pueden negar la cobertura por razones de salud mental, información genética, discapacidad o reclamos anteriores.
  • Tu nuevo plan de salud debe acreditarte el tiempo que estuviste inscrito en tu plan anterior. Por ejemplo, si estuviste cubierto por el plan de tu empleador anterior durante 12 meses, tu nuevo plan debe contar ese tiempo para satisfacer sus propios requisitos de elegibilidad.


    Estos datos se proporcionan a título puramente informativo y no deben interpretarse como consejos legales o financieros. Para obtener más información, consulta a tu asesor legal o financiero.

 

 


Para más información en aconsejar de crédito, haga clic aquí.

Contacte a su prestamista para la información y la ayuda
Home | Who We Are | Financial Help | Credit Counseling | Tips, Advice & Resources
Turnaround Stories | Links | Forum | RSS Feed | Contact Us | Privacy Statement
Copyright © , MyMoneyManagement.net. All rights reserved.